TODO LO QUE NO DEBEN OLVIDAR LOS AGENTES DE CALL CENTER

Las grandes empresas de Call Center invierten mucho tiempo y dinero en mejorar la calidad ofrecida por sus agentes en cada llamada. No solo se trata de recibir y atender llamadas de usuarios nuevos o inconformes, sino de representar a la compañía y hacerse responsables de resolver cada una de las dudas y problemas de la manera más acertada posible, generando así, una experiencia satisfactoria en la relación empresa-cliente.

Tanto el tono, el ritmo, el lenguaje y la empatía son valores imprescindibles que le permiten a los agentes, convertirse en verdaderos profesionales de la atención al cliente. Más allá de hablar varios idiomas, y adaptarse a una rutina de trabajo, es necesario que las personas que representan los Call Center refuercen estas habilidades en su día a día.

Habilidades de comunicación: es importante saber comunicar la ideas de la manera más clara y precisa posible, en donde no haya espacio para ambigüedades y posibles malos entendidos con los clientes.

Habilidades de aprendizaje: es necesario conocer a fondo los productos y servicios que ofrece la compañía, esto marca enormemente la diferencia, a pesar de contar con bases de datos, documentación y supervisores, genera mayor confianza para el cliente, que sea el mismo asesor quien resuelva todas sus dudas.

Paciencia y tolerancia: no todas las personas están capacitadas para mantener la calma con clientes insatisfechos. Por eso es importante tener habilidades para persuadir a los clientes difíciles.

Creatividad: no todas las situaciones a las que puede enfrentarse un agente responderán a un mismo procedimiento o protocolo ya establecido en el Call Center. Aquí es donde los agentes han de aprovechar el conocimiento adquirido, las buenas relaciones con el equipo y la inteligencia emocional para encontrar la mejor solución para el cliente.

Amabilidad: a través de la “sonrisa telefónica” los clientes pueden percibir la amabilidad del agente. Más allá de un saludo, es necesario entender que es una relación entre dos seres humanos y que hay que mantener una buena actitud durante toda la llamada.

Empatía:  es importante que los agentes se pongan en el lugar de los clientes para identificar sus necesidades reales y establecer así una comunicación adecuada.

Para conseguir una experiencia satisfactoria por parte del cliente, es necesario que los agentes acompañen a estos con una actitud favorable y cumplan a cabalidad con estas habilidades que van mejorando con la experiencia; y es ahí donde radica la importancia de contratar estos servicios con empresas especializadas y reconocidas.